24/3/11

Se nos va la vida . . .

Se nos va la vida, como agua entre los dedos, como bruma matutina, como rocío corriendo aprisa entre la ruta de las hojas, ahuyentada por el viento, por el sol. La tierra lo recibe gustosamente, brindándole un escondite que lo llevará de nuevo a su ciclo.

En pleno siglo XXI, es así como se nos va la vida, tan rápidamente que nos absorbe por completo. Tantas actividades por realizar, tantos eventos a los cuales asistir, tantos asuntos importantes que atender. Hombres y mujeres vanguardistas, fieles adoradores del insomnio y seguidores de la tecnología, como stalkers, pendientes a cualquier cambio de rumbo, innovación y agregados.

Me lleva a escribir este artículo, otro que leí el día de hoy en relación a los verdaderos intereses de las empresas y cuales son ahora los aspectos que más atraen para tomar la decisión de una contratación entre un candidato y otro. Hace solo unos años, surge la frase "trabajo en equipo"; aunque muchos no entendían su concepto, debía aparecer en los perfiles de las empresas. Curiosamente, ahora este aspecto sigue apareciendo en el listado de "atributos" que las empresas valoran, pero su rango ha decaído considerablemente. Llama mi atención el primer enunciado de este listado: "flexibilidad geográfica y funcional"; las empresas crecen de tal forma y se expanden a pasos agigantados, que necesitan colaboradores con aptitudes y habilidades específicas, y aún más que estén dispuestos a trasladarse de un lugar a otro para realizar el trabajo.

Como profesional, el mundo de oportunidades se abre ante tus ojos, exigiendo cada día más y empujándote a crecer para no quedarte fuera, lo que me parece fabuloso. Ahora, como esposa y madre, veo con una perspectiva distinta esta apertura; la carga económica puede llevarnos a aceptar todos los aspectos de este mundo cambiante y caer en el error de hacer a un lado cosas importantes, olvidar la institucionalidad de la familia, contar con un entorno al cual adaptarte y forjar en él tus valores.

Sin embargo esta burbuja te absorbe o destituye de su ámbito. ¿Fuera o dentro? Como valorar y llegar a un punto equitativo, ¿es posible? Probablemente exista, después de recorrer las facetas de stress y complicaciones típicos de nuestra época. Hoy no es común conocer personalidades relajadas, son prácticamente una especie en extinción. Los años transcurren rápidamente, entre trabajo, actividades y formalidades. Hace unos años, era común pensar en viajes todos los fines de semana, almuerzos familiares, todos cenando a una hora establecida a la mesa; hoy suena como vivencias inexistenciales.

Todo ha cambiado y para estar dentro de esta esfera que gira y gira apresuradamente, debemos cambiar al mismo ritmo que el entorno, y así sin darnos cuenta, se nos va la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario