28/3/11

M.A. No, no está al final del arcoiris

Soñar, a mi parecer, es una de las mejores capacidades del ser humano. Puedes convertirte en quien desees y por el tiempo que tu decidas serlo. Esa es la razón por la cual adoro la lectura. Puedo introducirme totalmente en la trama, y encontrarme con los personajes de forma personal y hasta unirme en complicidad.

Al finalizar cada libro, trato de separarme del personaje, como si fuera un actor de teatro. He llegado a considerar, que muchas personas no logran esa transición y se quedan estancados en la ficción que hábilmente el autor creo para nuestro deleite. Considero que este fenómeno ocurre con mayor frecuencia en adolescentes, sobre todo con historias románticas o aquellas que presentan a héroes enigmáticos. Al final del arcoíris no se encuentra la olla con monedas de oro, el caballero de tus sueños no vendrá en caballo blanco, no existen escobas voladoras y los grandes negocios no se han formado por arte de magia.

Un buen libro es recordado y comentado. Un libro comercial, vende y captura la atención, aunque no siempre es la mejor lectura que podamos recomendar.

M.A. = Mi amor, mi amado, mi ambición, mi anhelo no se encuentran al final del arcoíris o sumergidos en las páginas de un libro. La mayoría de las historias son ficción, entretenimiento; otras, ideas generalizadas. Ninguna contiene la receta exacta.

Es increíble sumergirse y ser cautivado por las páginas de un libro, pero no olvidemos salir a la superficie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario