1/2/11

Convertirse en mami.

Querido Padre celestial:

Cada vez que miro a mi hijo, me siento maravillada, humilde y agradecida por tener a alguien a quien amar tanto.

Gracias por bendecirme con hijos. Gracias por ese momento cuando por primera vez descubrí que estaba a punto de ser madre. Gracias por la forma en que mis hijos han cambiado mi vida, la manera en que me han cambiado.

Señor, tú sabes que quiero ser una buena administradora de este regalo que me has dado. Te ruego que me des la fuerza y la gracia para ser la mejor mamá posible. Y renueva mi gratitud, Señor, recuérdame todos los días que mis hijos son regalos preciosos.

Gracias por el gozo que me has dado.


Tomado del libro "Bendiciones para las Madres" - Página 25

No hay comentarios:

Publicar un comentario