25/10/10

El corazón debió crecerme, ya lo amo!

De forma inexplicable, ya amo al ser que llevo dentro de mi, quiero cuidarlo, abrazarlo, tenerlo ya conmigo. Después de casi dos años de matrimonio, Dios nos ha enviado esta bendición, y no podemos estar más que agradecidos.
Hasta hace algunos meses, la idea del parto me horrorizaba, ahora que sé que hay una vida creciendo en mi vientre, ese aspecto ha pasado a segundo plano. En este momento no pienso en el parto, sino en la bendición de una pequeña vida creciendo y del milagro que implica todo el proceso.
Estoy agradecida, estoy emocionada, literalmente siento que el corazón me ha crecido y el ser a quien aún no conozco ocupa el segundo espacio más grande que existe allí. Toda una mezcla de sensaciones me ha embargado las últimas semanas, desde los malestares propios del embarazo, sensaciones diferentes como el sueño agobiante y el agudo olfato, sin mencionar los cambios de humor y sentimentalismo.
Este bebé ha sido esperado durante dos años, es una completa bendición, y desde ya ha traído alegría a nosotros como pareja, y a la familia completa. Le bendecimos desde ya, oramos por él y agradecemos a Dios por su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario