5/5/10

Madre, una palabra que transforma!

Un día muy especial se acerca, un día en el que todos recordamos a nuestras madres y las honramos, pero el amor de una madre y el significado de esa palabra tan poderosa, debe estar presente en nuestra mente y corazón todos los días del año.

Todo pareciera indicar que esa palabra tan diminuta, puede transformar a cualquier mujer. Ese papel casi sublime, convierte a una mujer sencilla en toda una luchadora cuando de sus hijos se trata y es capaz de cualquier cosa por cuidarlos y sobrevivirlos. Aunque física y logicamente no es posible, casi podríamos asegurar que al tener un hijo, a toda mujer se le duplica el tamaño de su corazón y se le triplican las fuerzas físicas; amará sin cansancio y trabajará de la misma forma por el bien de su hijo.

Hoy me asombré, al recordar este pasaje de la biblia: "Jerusalen, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como reúne la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, pero no quisiste! Mateo 23:37 (NVI)

No son las madres así? Como esta gallina que reúne a sus polluelos y los esconde bajo sus alas para cuidarlos del peligro, que los llama para alimentarlos? Y Jesús, en este pasaje, refiriéndose a su pueblo, a todos nosotros, se compara a esta gallina que reúne con ansia a sus pollitos, pero ellos no quisieron, nosotros no quisimos! Puede el amor de una madre compararse con el amor del Hijo de Dios? Puede una mujer llegar tan lejos en entrega y sacrificio? Diariamente sentimos la necesidad de acercarnos a Dios y en cualquier circunstancia nos acercamos a Él, sabiendo que no seremos rechazados. No pasa lo mismo con nuestras madres? No importa cuantos años tengas, si estás en casa o ya saliste de ella, nuestra madre, es el ser a quien sin duda podemos recurrir siempre, con esa misma certeza de jamás ser rechazados y con la esperanza de encontrar alivio y consuelo.

La Biblia dice que no hay mayor amor que Este, pero sin duda, el amor de madre, debe ser lo más parecido que exista sobre la faz de la tierra. Dios bendiga y guarde a las madres todos los días de su vida, y bendiga además, el vientre de aquellas que aún no lo somos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario