16/6/09

Decisiones difíciles

La vida está formada por todas las decisiones que desde muy pequeños tomamos, forman nuestro carácter, nuestro destino, forman lo que realmente somos. A que colegio asistir, con que personas relacionarse, pasatiempos, deportes, vicios, relaciones, todas ellas nos forman como seres humanos y la mezcla de todas esas decisiones son lo que representamos ante los demás.

Pero que pasa, cuando una decisión, no forja nuestra vida, sino termina con ella? En nuestro país hemos visto una y otra vez personas quitándose la vida, la sociedad se encuentra preocupada porque en cierto lugar de este país, personas se lanzan de un puente muy elevado y en ocasiones caen cerca o dentro de una escuela que se encuentra bajo este puente. Que pasa con esos niños que están viendo esto? Cual es el concepto de la vida que ellos están forjando en sus mentes? y la pregunta es: Podrán valorar la vida siendo adultos? Si llegan a ser padres, tendran la capacidad de instruir a sus hijos de forma correcta?

Todos nos hacemos preguntas como esta, o comentamos sobre situaciones similares, pero no va más allá de un tema más de conversación; cuando lo vives de cerca la perspectiva realmente cambia. Esta semana compartimos el dolor de una familia que perdió a un ser querido por una fatal decisión, increiblemente cambia tu pensamiento sobre el asunto.

Te preguntas, que pudo llegar a ser tan fuerte en la vida de esta persona, que lo impulsó a tomar esta decisión. Conoces a la familia y sabes que le apoyaban incondicionalmente, y te vuelves a preguntar por qué? Nunca tendremos la respuesta, porque eso solamente puede decírtelo alguien que ya no está con nosotros. Valor o cobardía? creo que ambos. Valor para quitarte la vida, se necesita mucho para tomar un arma y quitarte la vida; y cobardía para no afrontar los problemas que tienes frente a ti. Pero no olvidemos el egoísmo implantado en esta decisión, apartentemente finalizas con tus problemas y los endosas a tus seres queridos, verdadero amor hacia ellos? quien lo sabe, tal vez nunca tendremos la respuesta correcta. Quien puede contestarla, ya no está con nosotros.

Pero la decisión más difícil de todas está en nuestras manos. En una sociedad donde todo se está desmoronando, donde los valores practicamente se han exterminado, tenemos frente a nosotros el reto de criar a nuestros hijos enseñándoles a enfrentar la vida con valor y a aceptar las consecuencias de sus actos.

Estamos frente a un reto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario